domingo, 4 de diciembre de 2016

Fidel ahora lucha desde Santa Ifigenia

Ya está Fidel, el nuestro y del mundo, en el altar sagrado del cementerio Santa Ifigenia. Y allí, la gloria histórica en reposo, que es lo mismo que decir en pie de lucha, lo recibe.
Como madre protectora, Mariana Grajales quiso tocarlo antes que nadie. A él no tendrá que mandarlo a empinarse, ese hijo que hoy, 4 de diciembre, llega a su regazo empinó a un país, una tradición de lucha, una filosofía de vida, un canto sentido a lo más noble del ser humano.
Encabezan la guardia de honor los generales libertadores Guillermón Moncada, José Maceo y Flor Crombet, les siguen en una enorme fila, solemne y de rostro iluminado, sus compañeros del Moncada, del Granma, de la lucha clandestina, del Ejército Rebelde, del internacionalismo.
Todos visten de verdeolivo, en señal de que irán a su lado, sin importar el cruce de épocas o si lucharon con un machete o un fusil, sobre un caballo o desandando la Sierra Maestra.
Camina, camina lentamente, mira a su alrededor, siente el Sol; a los que lloran les pide sosiego, tranquilidad. La mayor prueba de que vive es estar precisamente allí, donde tantos hombres y mujeres que admiró combaten, alertan, no dejan morir el espíritu de lucha de este país, y actúan como lo que son, el más leal y valiente escuadrón de refuerzo.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Te vi mi Comandante (+Fotos y video)

Nunca había estado tan cerca de ti. A mis 32 años tuvimos nuestra primera conversación frente a frente. Te vi pasar con tu traje impecable de guerrillero, con tu gloria a cuestas, que es la nuestra, porque así viviste, entregado a Cuba.
Te esperamos miles, sobre todo los niños.
"Mami, ya no quiero más la televisión, llévame a verlo en vivo", instó temprano a su abuela el pequeño que delante de mí estuvo más de cuatro horas en vigilia. Casi fue el primero en decir: "¡Miren el helicóptero!"
Y si alguien comentaba que le dolían las piernas, terminaba la expresión con un: "Pero de aquí no me voy, este es un día del que les contaré a mis nietos".

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Hay que estudiar a Fidel

Seguramente fue aquella primera vez, cuando sus padres lo llamaron para detrás del escaparate. Tanto misterio tenía un objetivo: escuchar a Fidel desde la Sierra Maestra por las ondas clandestinas de Radio Rebelde. Seguramente ahí fue cuando el Líder de la Revolución Cubana conquistó la lealtad de aquel pequeño.
El infante de entonces es hoy Recaredo Rodríguez Bosch, Doctor en Ciencias Pedagógicas y profesor titular de la Universidad de Las Tunas. Supe de su estudio sobre el concepto de Revolución dado por el Comandante en Jefe, esa declaración que se nos ha vuelto por estos días, firma y compromiso; y salí a la entrevista.
Encontré al “profe” emocionado, poniendo en la red de redes un mensaje: “Quién dice que la esperanza o el futuro puede morir, si Fidel es el futuro, es la esperanza”.
La investigación nació hace años, pero en los últimos cuatro, sobre todo en el  2016, ha enriquecido su corpus científico. “Me puse a indagar los aportes teóricos de la filosofía del siglo XX al Marxismo, y hallé en ese axioma una contribución extraordinaria.
“Lo da en mayo del 2000, en un momento de madurez de su pensamiento, de esplendor en el quehacer como estadista. Hay en esas palabras verdadera síntesis de sabiduría política y una guía sin límites para conducirnos. Te enseña en primer lugar a tener sentido del momento histórico, y entender muy dialécticamente que hay que cambiar todo lo que debe ser cambiado, no es todo, solo aquello necesitado de cambio.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Nueve días para resembrar a Cuba

Alejandro apenas está en segundo grado, y ya tiene claro algunas cosas importantes. Una de tantas lo llevó a no necesitar muchas explicaciones cuando vio a su mamá llorar y ella le dijo: "Mi niño, se murió Fidel".
La primita que estaba en casa sí pidió definiciones, él se ocupó: "Mi mamá llora porque se murió nuestro Líder". Alejandro sabe de dónde le viene su nombre, pero ahora ese origen lo desea gritar más fuerte: "Mamita, me quiero llamar Fidel Alejandro". "Está bien, cuando venga papá le contamos".
Mirtha, mi vecina, hace pocos días perdió a su papá. Ayer fui a llevarle una flor para el retrato que recuerda su pérdida. Me recibió con: "Hoy he llorado por los dos, mi padre es mío, Fidel del mundo".
Y yo supe de hombres de mi familia que se les escuchó un quejido hondo al saber la noticia, los mismos a los que he visto exigirles a sus hijos que no lloren, pues "los hombres no lo hacen".
Son solo algunas historias de las muchas que inundan a Cuba y el universo ahora mismo. El dolor se multiplica ante la pérdida física del Comandante en Jefe. Duele en lo profundo, lo querido, lo cercano, espacios suyos bien ganados en nuestro interior.

domingo, 20 de noviembre de 2016

El mago Píter en la memoria del Festival Ánfora

Otro momento de homenaje a su fundador, José Reynerio Valdivia Valdivia, el mago Píter, vivió este sábado el XXI Festival de Magia Ánfora, cuando todos los participantes peregrinaron hasta su tumba.
Fue un momento solemne, pero también para recordar de manera íntima y hasta informal al maestro que tuvieron cerca, fallecido en enero último, víctima de cáncer.
"El primer espectáculo que montamos los egresados de la escuela de magia organizada por él, lo inauguramos en la casa de cultura Tomasa Varona, y se presentó allí durante nueve noches, siempre abarrotado de público y bajo agua.
"Luego nos fuimos de gira por todas las provincias, estábamos casi al salir de viaje cuando llegó un muchacho experimentado en la magia con un castillo de cartas. Ese número yo no lo dominaba y como la rutina que llevaba era con naipes, Píter al verlo se le metió en la cabeza que yo debía aprenderlo.
"Y yo 'mire que nunca lo he hecho΄ y él 'hazlo, prueba, ensáyalo un momentito΄. Insistió tanto que hasta que lo logré no estuvo tranquilo", narra a La Rendija Fernando Rodríguez, integrante del dúo Los Dóbel, el único ilusionista fundador de la escuela y de la compañía Huracán Mágico, también formada por Píter, que vive actualmente en Las Tunas.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Muñes…para atraparte mejor

En coautoría con Yelaine Martínez

Ya no son Lolek y Bolek, el lobo de “me las pagarás”, o David, el gnomo; ahora se llaman Dora, la exploradora, la princesa Sofía, la Doctora Juguete y todo puede ocurrir Bajoterra.
Los animados siempre van a estar ahí, custodiando la infancia generación tras generación, a veces con más protagonismo del necesario, sobre todo ahora que las nuevas tecnologías les abren puertas infinitas.
Hasta aulas de segundo grado de la escuela Jesús Argüelles Hidalgo, en la ciudad capital, se fue este equipo de prensa. Escogimos esa edad porque los niños al tiempo que muestran apego a los “muñe” saben escribir y podían redactar la respuesta. Encuestamos a 70 alumnos, preguntamos por su audiovisual de este tipo preferido y las razones de la selección.
Entre las 36 hembras lo más votado fue Dora, Sofía y las Barbies, notemos la tendencia a los personajes femeninos. Las escogieron en el caso de la primera por cómo les enseña inglés y a jugar; la segunda por su valentía, amabilidad, los amigos, las buenas acciones como decir la verdad, y claro, porque “tiene un conejito y a mí me gustan los conejos”; y en la tercera elección se habla de magia y preocupantemente también de mantener un estilo a toda costa.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Odin Teatret, dios luz (+ Fotos)

Para una ciudad que solloza a cara descubierta por no contar con un activo y diverso movimiento teatral, recibir en sus predios a la compañía de Dinamarca, Odin Teatret, referente de las tablas contemporáneas, parecía pura ilusión.
Pero hay sueños, como la más enamorada comedia romántica de Hollywood, que se cumplen. Y si mucho le sirvió eso que perfectamente podemos llamar bendición, fue para ilustrar a niveles extraordinarios cuánto rigor se necesita en el montaje de una puesta, cuántas infinitas posibilidades de creación están ahí, ante los ojos sensibles. 
En un estimulante viaje al interior de algunas de las marcas expresivas del grupo con relación a la música, se erigió la presentación. La teatralidad de los instrumentos, los matices de la voz, los gestos y otros movimientos corporales fueron subtemas desplegados magistralmente por Jan Ferslev, integrante de la agrupación danesa hace casi tres décadas y que representó para el público tunero el espectáculo demostración Quasi Orfeo, el actor músico.
“No trabajamos con emociones, sino con una técnica corporal que crea emociones. Hablamos de una partitura física y otra vocal”, apuntó, y eso lo vimos cuando sus manos y pies danzaron sin danzar y a veces cantó sin cantar, al explorar posibilidades discursivas en su desplazamiento escénico y en los sonidos armónicos que salían de la boca.

lunes, 31 de octubre de 2016

Iraida, otra manera de salvar

Convencer a todos les costó, por lo menos a los que a ella le interesaba convencer. El dilema no estaba en si tenía la música dentro o no, eso lo había demostrado en sus días de Universidad cuando el septeto tradicional Atabey le colmó ilusiones, promesas y triunfos, tocando las maracas y haciendo coros primero y luego con la guitarra como bandera.
Pero cómo hacerle entender a los suyos que luego de seis años de estudio, graduada de Medicina en 1999, y tras el tiempo de Servicio Social en su municipio Colombia, el pentagrama desplazara a las vivencias de doctora.
Aunque en la decisión mediaron tragos amargos sufridos en el sector de la Salud, la sociedad no entendía que una galena dejara su esteto para irse a cantar, más difícil para unos padres que se sacrificaron tanto en pos de ese sueño. Desde todos los lados escuchaba: “Estás loca”.
“Cuando logré al cabo de varios años que ellos entendieran que ese cambio había valido la pena, que yo era feliz y podía hacer algo importante, solo entonces me tranquilicé”, confiesa en paz Iraida William, la más destacada de las mujeres trovadoras de la provincia de Las Tunas, alguien que siente muy suya a la Asociación Hermanos Saíz (AHS), aun cuando ya su edad la aleja.
Cuando celebramos el aniversario 30 de la organización, vamos en busca de su historia, porque si ahora encontramos a Iraida hecha toda una artista profesional con su guitarra en mano, y presta lo mismo a sacar el máximo de los niños en la compañía Hormigas Rojas que a desdoblarse como actriz, parte de eso tiene que ver con el influjo de la AHS.
El parque Vicente García recibe nuestro diálogo, mucha gente pasa y la saluda, hasta hay alguien que le dice: “Doctora, cómo está, cuándo va a cantar de nuevo”. Preludio ideal para las interrogantes de este portal. 

viernes, 14 de octubre de 2016

Tino y María traducen el mar

El Socucho ya no es para mí solamente un lugar de asueto, de risas infantiles y barcos que surcan la hermosa “sabana” azul. Desde septiembre último es todo eso y algo más importante: el hogar de Enrique Luis Navarro Barlys (Tino) y María Magdalena Mosquera Montada.
Con pasmosa hidalguía ambos surcan sus 89 años, como si el salitre les hubiera concedido el secreto de la eterna juventud. Muchos aseguran que son los más longevos del lugar. Desde 1951 tienen allí su vivienda, que al inicio solo fue para los fines de semana y años después se convirtió en morada permanente. Aquel era un sitio casi deshabitado, de mucha vegetación y el barco resultaba el único medio de acceso. 
“Construí la casa para mi papá, estaba enfermo de los nervios y el médico aconsejó que este ambiente le haría bien. Para hacerla le pedí permiso a la capitanía, porque esto era de la marina de guerra”, dice él, y ella ratifica: “Oiga periodista, y es verdad que el viejo mejoró mucho”.
Hijos naturales tienen siete, pero postizos suman cientos. Allí, en su portal, al que solo le faltan 30 metros para besar el mar, reciben a amigos y desconocidos, y los salvan con frecuencia de la sed y el hambre.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Zabala, eterna estampa


Murió Edilberto Agüero, Zabala, que es como decir murió parte sagrada de lo más sensible, auténtico y querido del carnaval de esta ciudad. Su fallecimiento hoy miércoles, a la edad de 83 años, víctima de neumonía y tras varias jornadas hospitalizado, es solo un paso más de la infinita evolución de su vida. 

Cuando suenen la tambora, el quimbo y la trompeta, él, ahí estará. Y volverá con su figura quijotesca a abrazar el delirio de los arrolladores, sus fieles; esos que se desviven por decir: “Me voy con Zabala”, en alegoría al apodo que nació de la admiración por un pelotero de las Grandes Ligas. 
Casi nadie llama a la comparsa por su nombre, Estampas tuneras, fundada en 1953 por los afanes de jolgorio de Edilberto, carpintero de oficio. El apelativo de la cofradía apareció una tarde en el parque sentado junto a su amigo Perea, cuando buscaban patrocinio y el porte y aspecto no era el mejor. 
Aquel día tomaba rumbo una historia que nos abraza hasta hoy, aunque ya físicamente su creador no esté, una de entrega, disciplina y respeto por las tradiciones. Se acababa el carnaval y ya estaba pensando cómo sorprender el año próximo, incluso en tiempos más cercanos, de escasez y desidias.

domingo, 2 de octubre de 2016

No quiero a Matthew, pero lo estoy esperando

Falta poco para que el huracán Matthew toque tierra cubana, y todavía mi bodega está abierta, así estará hasta las 10:00 pm de este domingo, para que los vecinos busquen sus mandados y pasen el temporal en casa bien abastecidos.
Muchos han ido temprano, otros lo han dejado para después. Seguro que entre los morosos se encuentra quien me aseguró hoy: "Eso no va a pasar por aquí", como si en su cuerpo enjuto hubiera reencarnado San Rubiera.
Seguro que tampoco a esa hora, pleno mediodía, había asegurado las puertas, las ventanas; congelado agua, comprado velas; limpiado su placa, los tragantes; recogido cualquier objeto que en el patio pudiera convertirse en proyectil con la fuerza de los vientos...
Demasiado para un irresponsable. Porque en eso nos convertimos cuando optamos por la insurgencia en el momento justo que debíamos ir en sentido contrario. Cuando no aprendemos de las experiencias anteriores; cuando Ike solo pasa a ser un nombre raro y corto al extremo, y Paloma uno demasiado sentimental.
Percepción de riesgo, palabra clave en tiempos de ciclones, que siempre se reservan sus sorpresas, casi nunca positivas. Por qué preferir la excesiva confianza, si en el otro extremo nos espera la tranquilidad.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Al Portus Patris se fueron

De la manera que gusta estar, arropado por el mar, así anduvo el Concurso Literario Portus Patris 2016, recientemente celebrado y que tuvo como ganadores a Ketty Blanco Zaldívar (Guáimaro, Camagüey) con El vuelo del globo rojo en poesía y a Geonel Rama Alemán (Manatí, Las Tunas), creador del cuento Lucy perdida en alguna parte.
Organizada por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en el territorio y con sede en el municipio de Puerto Padre, la cita entregó sus primeras menciones a Yainier Salazar (Los números, Granma) en narrativa, y Evelyn Queipo Balbuena, (Camagüey) gracias a sus versos Maldita geografía.
La obra de Geonel trascendió por el juego destacado con la intertextualidad, como componente dramático influyente en la eficacia del texto, y por la construcción atractiva de un discurso fresco y provocador. Mientras, a Ketty le elogiaron el hábil manejo de los recursos líricos, la acertada marca lingüística y el deseo de colocar referencias culturales en un espacio irrefrenablemente poco cultural.
Además recibieron menciones los narradores Gretel Quintero Angulo (Dinora y Diana, La Habana), Evelyn Queipo Balbuena (Confluencias, Camagüey) y los poetas Elizabeth Reinosa Aleaga (De sensitiva y de cactus, Holguín), Ernesto Andrés de la Fe Fonseca (Vibraciones, Santiago de Cuba) y Raúl Leyva Pupo (Agujeros de gusanos, Las Tunas).

sábado, 24 de septiembre de 2016

Temporada alta de cachivaches

Todo un monumento al ingenio humano se erigen los cachivaches (¿quién les pondría así?), es decir los equipos de recreo infantil o adulto que pueblan por estos días de Carnaval a la ciudad de Las Tunas. Cuando el parque de diversiones local parece tierra de fantasmas, el sector no estatal ha tomado el sartén por el mango.
Tuberías en desuso (o en uso), cartones, maderas, cabillas y piezas de objetos tan disímiles como una computadora o un juguete, pueden ser visto en los cachivaches si uno se detiene a observar los materiales de lo que están hechos.
Esta vez en mi barrio se ha posado en medio de la calle uno que nunca había apreciado, las bicicletas aéreas, y cuando las descubrí no pude evitar los escalofríos, pues ese era de infante mi aparato no preferido. De todas maneras sentí admiración por la estructura tan bien conformada.
Por esta vía muchos niños cubanos han conocido la estrella, los carruseles, el avión, y ahora hasta mis temibles bicicletas. La inventiva realmente en este sector está en óptima forma, así como su abrazo a la aventura que significa para los operarios ir como gitanos de carnaval en carnaval, durmiendo a la intemperie la mayoría de las veces.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Derrama vida Fuente de las Antillas (+Video)

No había manera de pasar cerca y no sentir dolor de verla perdiendo por días sus pedazos, solo hacía falta un aguacero fuerte para saberla deshojándose, cual flor marchita. Ya estaban la arena rosada de Guamá, el cemento blanco, pero muchos temimos que los demorados trámites en busca de materiales imprescindibles para la restauración como la resina epóxica y el convertidor de óxido, se solucionaran demasiado tarde.   
Sin embargo, la historia presente de la Fuente de las Antillas ya no será más una de lamentos y culpas, por fin vuelve a la vida de manos de los escultores Nóver Olano y Pedro Escobar, quienes han contado con la colaboración del joven egresado de la Academia de Artes Plásticas de Holguín, José Zayas.
A los tres se les ve por las mañanas cubriendo las heridas del conjunto que la egregia Rita Longa obsequió a Las Tunas, inaugurado el 24 de febrero de 1977, y ya todo un símbolo local. Tuvo la autora muchas ofertas de sede, pero ella escogió poner aquí su bella interpretación de la leyenda del cacique Jaías, que explica el nacimiento de las Antillas. Cuba es la india dormida sobre el agua.

jueves, 25 de agosto de 2016

Hombre de fábrica, hombre de vida



 “Vamos a ver periodista, si sé contestar todas las preguntas”, dijo y ahí supe de su sencillez, la misma que creció ante mis ojos cuando lo tuve enfrente y empezó a comentar lo que yo nombro hazañas, y él, suceso común. 
Leonides Rodríguez Pupo tiene 49 años, de ellos 24 dedicados a la empresa de aceros inoxidables Acinox-LasTunas. Desde que puso por primera vez sus pies allí, ha estado en la Instalación de Vaciado Continuo (IVC), donde el acero líquido pasa a sólido. Un impresionante hilo al rojo vivo cae en los moldes de las palanquillas y se convierte en duro metal.
Decir casi cinco lustros en otros trabajos resulta cosa simple, pero dentro de una industria como esta, es asunto de gallardía, de empeño. Hablamos de mucho tiempo de aguantar altas temperaturas, malas noches; de enfrentar el riesgo de posibles daños en la vista, quemaduras o exposiciones radiactivas. Hay que ser muy disciplinado con los medios de protección.
Ni los reclamos de su madre: “Niño, vete de ahí”, lo han alejado del puesto de operador de vaciado. “Cuando entré aquí, periodista, esto estaba en pañales, las producciones de planchones al carbono iniciaron en marzo del 92 y yo me incorporé en abril. Las averías eran frecuentes por falta de experiencia, casi todo lo hacíamos manual, faltaba la tecnología automática de hoy. Antes debíamos estar dos o tres horas de pie, manteniendo el nivel con una palanca, ahí, mirando el acero llegar al molde, con mucha presión sobre uno.
“Ahora la mayor preocupación es medir la temperatura cada 10 minutos, si  baja le damos velocidad a la máquina de vaciado para que el acero bascule más rápido y no se enfríe”.

sábado, 13 de agosto de 2016

Postales de un hombre señor del tiempo



Días de suerte, instantes únicos, ocasiones para dejarlas bien custodiadas en los brazos de la memoria. Así llevan consigo los hijos de la provincia de Las Tunas, las veces estuvo aquí, en el terruño, su Fidel, el hombre que imaginaron y vieron cercano, atento a los detalles y presto a hacer la más increíble pregunta. “Yo hablé con él”, dirá alguien. “Yo salí de casa corriendo para estar bien próxima. Hasta le toqué la mano”, recordará otra persona. Anécdotas que viajan en los encuentros mejores de cada uno de esos dichosos.



  
 





 

jueves, 4 de agosto de 2016

La voz guajira sueña desde Las Tunas



Casi nadie sabe que apenas pudieron ensayar, y aquel era un escenario intimidante. Ellos tuvieron que violentar todos los pasos y saltar directo a la valentía, la seguridad, la limpieza interpretativa y el acoplamiento.
Ambos lo hicieron y están en la final del concurso Buscando la Voz Guajira, organizado por la ANAP y el Consejo Nacional de Casas de Cultura para celebrar los 55 años de la organización campesina. Participan jóvenes (de 15 a 30 años) en géneros como el son, la guaracha y la criolla. 
El programa Palmas y Cañas acoge la lid. En la emisión del 10 de julio se presentaron los dos tuneros seleccionados, y volverán en octubre, cuando suceda la jornada de despedida. Dalía Macallo García y Daniel Pérez Sánchez conquistaron el cetro con el fuego que sale de sus gargantas.
LA CANTANTE DEL BARRIO
La pequeña que revoloteaba por la carnicería de la tienda La Voluntad, en esta ciudad capital, donde aún trabaja su mamá, puso a una legión de vecinos a comerse las uñas frente al televisor para verla competir. Se hizo una joven bonita, amable y dispuesta para los estudios. Hoy tiene apenas 16 años, en septiembre empezará onceno grado.

martes, 26 de julio de 2016

Georgina, la siempreviva


Solo ahora sé su edad: 86. Yo ni siquiera le imaginaba una. Tenía para mí, la que ella quisiera tener. Siempre vestida como si fuera para un baile de la alta sociedad; siempre alegre, vivaz, dispuesta a colaborar.
La conocí tejiendo pequeñas maravillas en el proyecto Callejón de la Ceiba. Y desde entonces le dije que la tomaría como modelo si la vida me permitía llegar a la vejez. Por eso fue extraño encontrarla recientemente con el rostro triste, en ocho años de amistad era la primera vez. Le pregunté y contestó: “Empiezan a faltarme las fuerzas para hacer las cosas que me gustan”.
Casi ni le creo, después de verla bailar, alistarse en una agotadora excusión, desfilar en pasarela, hacer ejercicios…, lo que me decía no tenía mucho sentido. Georgina Florencia Paz Rodríguez es un alma inmortal. Así la veo, así la siento. Así la definirá usted después de saber su historia, que empezó en el poblado rural tunero de Río Blanco.
Fue la tercera de siete hermanos. “Arreglados a pobre tuvimos una infancia feliz -me cuenta dispuesta a deshojar el álbum de la existencia-. En su finquita mi papá cultivaba de todo, y había desde vacas hasta guineas. Cebaba unos puercos grandísimos. De primer a sexto grados estudié en la escuela José Martí, estaba un poquito distante y cuando llovía debía ir a caballo. La secundaria la hice de mayor, cuando nos mudamos para Las Tunas”.
Pudo quedarse al margen de lo que sucedía entonces en el país, guardar silencio, convertirse en ejemplar ama de casa, pero ser la última de las hijas en casarse la llevó a la independencia y la expresión total de sí. “Fui la más avispada, la más vivaracha”, suelta sin demora y las dos reímos a carcajadas.

miércoles, 20 de julio de 2016

Bienvenida, doctora Lianet

Los demás prefirieron otro paciente, buscaban salir bien en la evaluación, no querían a nadie demasiado complicado. Ella, claro, igual que sus compañeros deseaba los cinco puntos, pero también le interesaba algo superior. Por eso escogió a la viejita que tantos le pasaron por al lado sin darle un segundo de mirada.
La saludó, empezó con las preguntas clínicas, tuvo paciencia, pensó, al cabo de varios minutos supo la enfermedad, y la nota cedió al talento y la misericordia. No todos sus colegas corrieron igual suerte.
Un día llegó a casa triste, indignada, cómo aquellos padres dejaron que tal cosa sucediera. Había atendido a una pequeña con bacteria en la piel, el mal estaba tan avanzado que trozos de la epidermis se les quedaban en las manos a los médicos. Fue terrible. Los niños -dice- no deberían pasar por eso. 
Primer año la recibió todavía oliendo a adolescente; sexto la despidió con la fragancia del crecimiento interior. Ahora es adulta. Se graduó el viernes pasado, y posee un título que la llama Doctora en Medicina, y otros papeles que la acreditan como una de las graduadas integrales y la mejor en investigación, además del Premio al Mérito Científico.
Sin embargo, pliegos académicos al fin, solo dados a notas de clases y rotaciones, no expresan su más grande valor: la humanidad, que debiera ser materia obligada para los galenos.

miércoles, 13 de julio de 2016

Y tú ¿qué copias?

En coautoría con Yelaine Martínez

 “Mamá, dentro de pronto te veré fumando cocaína”.

“Ni digas nada, me cogí deseando que la policía no capturara a la Viuda negra, esa narcotraficante de las malas. Hasta sentí lástima por ella. Suspenderé estas cosas”.
Diálogo real, muy real, cuyos pocos enunciados dibujan uno de los actuales dilemas de nuestro país: Los contenidos que en casa se consumen, son asumidos ¿pasiva o críticamente?
La pregunta adquiere tono de urgencia en un contexto que cada vez habla de más facilidades tecnológicas para ver, oír, leer y circular materiales de todo tipo, con el consabido repliegue hacia lo doméstico. El “complot” crece de manos de la legalización del mercado cuentapropista para vender productos digitales.
Y cierra el círculo la aparición del llamado paquete, que no solo agregó una nueva acepción al vocablo, también estremeció las prácticas de consumo cultural, rediseñando los mapas de ocio y convirtiéndose en el medio alternativo más popular de los últimos tiempos.
En ese compendio semanal de materiales (alrededor de un terabyte), sordo a los derechos de autor, lo mismo encuentras la serie norteamericana del momento que lacrimógenas telenovelas, la súper aplicación, el videoclip del cantante líder en Lucas y de la lista europea de Billboard, noticias de cualquier lugar o la película que estrenará el cine el mes próximo.
Una de sus fortalezas está precisamente ahí, en los múltiples caminos que pone ante los espectadores; las otras descansan en lo fácil del acceso y su novedosa estructura de distribución, que incluye viajes en guagua, principalmente desde La Habana.

lunes, 4 de julio de 2016

Fandiño, el de los abanicos



Todo empezó porque cierto día le dio por arreglar uno, y fue como si su vida hubiera encontrado un amor entre las varillas del bello objeto. Algo así tuvo que suceder, porque nunca más se separó de su camino.
Comenzó a construirlos, en miniaturas, tamaño normal, un poco más grande, y de tanto repetir el ejercicio la maestría fue creciendo, y la inspiración empezó a hacer lo suyo para fabricar diseños originales. Ayudó también que su mamá le regaló un libro sobre el Museo de Arte Colonial en Cuba, con capítulos dedicados a este tipo de utensilios. 
De esa manera llegó Jorge Fandiño González a dedicarse a fabricar abanicos, línea de trabajo que a finales del año pasado lo promovió para ingresar a la ACAA.
Pero lo que nunca imaginó de niño cuando en la casa de cultura de su natal Chaparra practicaba el dibujo técnico y esculpía la madera, ni tampoco sospechó de adulto, es que ilustres pintores dibujarían sus motivos sobre aquellas estructuras que salían de sus manos.

jueves, 30 de junio de 2016

Jornada Cucalambeana: Un paso antes de los 50



Su alegría viste de verde, como el campo bien cuidado por la lluvia y el Sol. De allá vino y a esos mundos tan nuestros se debe. Ya disfruta de su 49 convocatoria y a la Jornada Cucalambeana, que ha transitado buenos y malos tiempos, le parece mentira que casi esté en los 50.
Medio siglo, eso suena a mucho, y no puede sonar a menos cuando su persistencia por cortejar raigales tradiciones no ha tenido pausa. De esa constancia habla la actual edición, un aroma que llegó desde la antesala,  cuando el miércoles abrieron al público dos hermosas exposiciones.
Eduardo Rivera, de Guáimaro, trajo hasta la galería taller de escultura Rita Longa vívidos paisajes que “ponen a pensar más allá de lo contemplativo, de lo simple emocional. Hay un estudio de la atmósfera, el color, la temática y el sentido de la visión ecologista”, afirma Othoniel Morffis Valera, curador de la propuesta.
La maestría del autor es tal que nadie creería que son las primeras obras de este tipo. Hasta ahora se había dedicado a dicha vertiente pero con un sentido más onírico y fantasioso, no tan inclinado a la veracidad de las imágenes, crecidas en belleza y vitalidad por la recreación que dibuja en ellas.

miércoles, 1 de junio de 2016

En Pilón, siempre, la poesía (+fotos)



Tenía que ser allí, porque allí está la poesía, exista Festival o no. Su gente la resguarda entre las miradas y gestos de nobleza, entre los paisajes grandilocuentes de montaña y mar.
Me gustó conocer a Pilón, fue como visitar la inmensidad, la belleza.
¿Se imaginan a una tropa de campesinos en plena Sierra Maestra, sentados escuchando con delicada atención a poetas leer sus versos? Pareciera la escena de una película imposible, pero como digo, aquel paraje resulta único, y no solo por sus frutas que saben a maravilla.
El grupo literario Sur, nacido en esos lares hace 26 años, quiso que el talento para escribir también fuera sello de la serranía, y los talleres empezaron a tejer caminos, nombres, obras, publicaciones, y lo mejor, una comunicación con su gente.
“Desde el inicio teníamos una máxima, no se podía leer nada en cualquier actividad sin que antes ese texto no se hubiera discutido entre todos. Había que respetar al pueblo”, cuenta a La Rendija Alejandro Aguilar, quien comparte el tiempo entre las labores de coordinación del grupo y su trabajo en el laboratorio del hospital del poblado. 

viernes, 27 de mayo de 2016

La sinfonía de Eslinda y Manuel



No estuvimos cuando se enamoraron en su natal Villa Clara. Pero debe ser la misma mirada de los días de conquista, sí, la que hoy él le dedica a ella, y viceversa. Se nos antoja incluso imaginar más hermosa la de ahora.
El 23 Festival Cinemazul se congratula en recibirlos y sabe que tiene ante sí a una dama símbolo del fotograma cubano, al intervenir en las que se considera nuestros tres primeros clásicos: Lucía (Humberto Solás), Memorias del subdesarrollo (Tomás Gutiérrez Alea) y La primera carga al machete (Manuel Octavio Gómez). No esperó tal gloria, la vida, siempre caprichosa, la sorprendió. El Premio Nacional de Cine 2011 fue otra alegría.
La cita le da también la mano a él, testigo y protagonista de la historia del Séptimo Arte en este archipiélago, desde apenas un año después de la fundación del Icaic. Que su película Zafiros, locura azul se encuentre entre los mayores éxitos de taquilla es solo una perla. Hoy pudiera sentarse a reposar,  pero un hombre de las 24 imágenes por segundo no descansa. No puede. Igual lo hace ella que declara sin remilgos que su verbo preferido es y seguirá siendo aprender.
La actriz Eslinda Núñez y el director Manuel Herrera llegaron a Las Tunas y La Rendija ahora sí estuvo allí, para escuchar sus cuitas.